Imágenes con historia. La enfermedad “K”

En 1943 apareció una extraña enfermedad en Italia de la que nadie había oído hablar antes. Era muy contagiosa, y sus síntomas eran horribles. Las personas tosian sangre y se les desfiguraba el rostro antes de morir. Aquella enfermedad se llamó síndrome K. En realidad esa enfermedad no existió nunca, fue una invención del médico Vittorio Sacerdoti y el cirujano Giovanni Borromeo, entre otros. El truco comenzó a usarse el 16 de octubre de 1943, cuando los nazis asaltaron un gueto judío cercano al río Tíber. Mientras los judíos estaban siendo cercados, los médicos ocultaron a varios de ellos en el cercano hospital Fatebenefratelli. Fue entonces cuando los médicos elaboraron un plan para diferenciar a los pacientes reales…
[11:06 p. m., 2/8/2022] Nora Li Casali: Para que pareciera real, los médicos enseñaron a los refugiados a toser violentamente y se inventaban situaciones ficticias, como que en los cuarteles de los trenes de deportación un pasajero enfermo podría infectar a todos los que estaban a bordo, incluidos los soldados.

El doctor y activista antifascista Adriano Ossicini llamó a la enfermedad síndrome K, en referencia a Albert Kesselring, que estaba al mando de la ocupación en Italia. Con este truco salvaron a cientos de personas.

“La enfermedad se marcó en los informes de los pacientes para indicar que el enfermo no estaba enfermo en absoluto, simplemente era judío. Creamos esos documentos para ellos como si fueran pacientes ordinarios, y en el momento en que tuvimos que decir qué enfermedad sufrieron decíamos que tenían el síndrome K. Aquello significaba que “estoy admitiendo a un judío”, como si estuviera enfermo, pero sabiendo que todos estaban sanos … La idea de llamarlo Síndrome K fue mía”

(Adriano Ossicini.)

aporte de Casali Nora

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.